antroposcopio

Oteando ideas, actitudes y comportamientos

Ciudadano Twitter

Twitter me gusta como red social multiplicadora de mensajes y para pasar en un vistazo por multitud de temas que pueden ser de interés. Es una buena herramienta de emisión y difusión de mensajes. Y nada más. Sin embargo, creo que esconde un doble filo. Se ha convertido en una herramienta de propagación de mensajes de cualquier cosa, desde Beliebers hasta futbolísticos, pasando por la más absoluta chorrada. Sin embargo, parece que en el campo de la reivindicación, sea del tipo que sea, llevar un Trending Topic a lo más alto equivale a conseguir la reivindicación en sí. Y nada más lejos. No sólo eso, sino que haciendo activismo de adhesión nos puede quedar la sensación de que hemos conseguido algo en favor de la causa planteada. La sensación de que hemos conseguido algo grande: llegar a ser TT. Hemos difundido el mensaje. Ha calado. Nada mas lejos, como digo. Y para desmontar esa ilusión sólo hace falta fijarse en lo que calan los TT del tipo #5cosasquemegustan o #beliebersonthevoice . Nada. Pura banalidad. Pues por mejor que creamos que es nuestro mensaje no cala más, porque lo único que se solicita en un TT es una adhesion. Una adhesión de 140 caracteres y que ni siquiera exige firma. Osea, una adhesión que supone muy poco esfuerzo a su emisor. Osea, una adhesión que prácticamente no requiere compromiso con la causa reivindicada.

Todo esto viene al caso de que los #sanitariosenprecario organizaron una quedada twittera para llevar a lo mas alto de los TT nuestras reivindicaciones, malestar y deseos. Y lo consiguieron. Todo eso está muy bien pero, en mi humilde opinión, vale para muy poco. Para tanto como #DeberíaSerDelito (que es el TT numero 1 en España ahora) y que tiene un impacto similar al conseguido por #sanitariosenprecario . Y vale muy poco porque las miserias ya nos las sabemos todos. Las vivimos cada día. Y lo que falta es acción. Y acción no quiere decir huelgas (o no sólo). Acción quiere decir actitudes que requieran un poco más de esfuerzo personal para mejorar nuestra situación. Un poco más de compromiso.

En el ámbito del debate eso se puede conseguir haciendo aportaciones, criticando aspectos concretos con argumentos, denunciando hechos particulares o, directamente, denunciando actitudes reprochables a los gestores. Eso, que simplemente supone recopilar argumentos de peso, exponerlos y transmitirlos, de forma articulada puede tener bastante más impacto. Por una sóla razón: si la causa es justa, gritar más alto no nos dará la razón. Es el peso de la evidencia, el cargarse de argumentos, lo que nos dará la ventaja en una reivindicación. Y cargarse de argumentos para hacer calar un mensaje requiere de esfuerzo “investigador” sobre el tema, de debate sobre el mismo, de su propagación y de valentía en su ejecución. Twitter aporta sólo la parte de la propagación. Pero darle solidez al mensaje depende de las dos primeras y que sirva para algo depende de la última Ninguna de estas tres cosas aparecen por ninguna parte haciendo que algo sea TT. El TT es el equivalente moderno a quejarse con los compañeros de lo mal que está todo mientras nos tomamos un café en la cafeteria del hospital. Si las conversaciones de las cafeterias se registraran en twitter cuántos TT habríamos conseguido…

Pondré un ejemplo ciudadano de lo que me parece que hará cambiar, de verdad, la sanidad… lo que la revista cafeambllet, sin necesidad de muchos medios, está haciendo por la sanidad catalana (y más en concreto del Maresme) y, en definitiva, por la española también, es más que cualquier queja colectiva simultánea. Es más que cualquier huelga de sanitarios. Es dar, con esfuerzo (investigación), compromiso (por sus conciudadanos) y valentía, en  el talón de Aquiles  de una de las lacras mas grandes de la sanidad catalana y, por extensión, de la política en general: la corrupción de sus gestores. Empezaron ellos, luego se propagó a los medios “de verdad” y ahora los partidos políticos y la oficina antifraude.

Por eso, aunque está bien lo de propagar mensajes y hacer una demostración de solidaridad corporativa, la verdadera reivindicación, la que llevará al cambio (si es el cambio lo que queremos) es proponer, debatir, denunciar… y ser valientes en llevar a cabo lo que creamos que mejorará nuestra situación (y la de nuestros pacientes). Si una revista local puede conseguir eso, qué no podremos los que estamos dentro y vemos lo que pasa cada día…

Me gusta twitter para informarme, pero creo en los blogs como ejercicio ciudadano. En la gente aportando y debatiendo. Generando argumentos sólidos, creando comunidad. Creo en una red de blogs de cada CAP, de cada hospital, de cada servicio. Transparentes. Denunciando, aportando, recibiendo críticas y sugerencias. Me gusta twitter para informarme pero creo que para cambiar las cosas hay que ser más valientes. Y comprometidos. Hay que hacer más esfuerzo que hacer de #sanitariosenprecario un TT.

3 Comments

    • No habia leido ese post pero había leido el artículo de Gladwell, aunque ya ni me acordaba. Pero la verdad es que tu post da en el clavo, absolutamente.
      Se puede llegar a conseguir un TT y no pasa nada. Lo que si es como para mirárselo es que nos congratulemos tanto de llegar a ser TT como si fuera una conquista laboral en sí misma…
      A veces está bien que nos saquemos los colores. Y si una revista local trabajada por dos personas comprometidas y valientes ha conseguido más que nosecuantosmil médicos y enfermeras, pues hay que ponerlo de relieve.

  1. Bueno, pues ante esta invitación de Querolus a implicarse en lo que uno cree, voy a dejar algunas reflexiones fruto de mi experiencia hospitalaria (como paciente) de esta mañana y que tiene que ver con la forma en que actualmente se están enfocando las investigaciones Biomédicas.
    Y es que la espera de un médico en uno de los box del hospital, me ha servido para comprobar cómo en el mostrador del box, de pié y con el resto de pacientes alrededor, una profesional con bata blanca (no estoy segura de si era médica) iba solicitando a todas las pacientes la firma del Consentimiento Informado para la donación de sangre y posterior entrada en un estudio de tipo genético. Como el tema del CI para investigaciones del genoma está siendo muy considerado desde el punto de vista Bioético, no pude por menos que implicarme y acercarme a la Médica? para decirle que eso no se debería hacer así.
    No os podéis imaginar la cara que se le puso a la Sra. al oír mi comentario. Como, dado el número de pacientes que había alrededor, la situación no era muy propicia para explicarle por qué someter, de esa manera, a los pacientes a esa presión no era correcto, decidí dejarlo estar y marcharme llevando conmigo la impresión de cómo “la fiebre” por conocer los genomas de los pacientes se está apoderando de los profesionales de la salud.
    Así pues, voy a utilizar este “gran escenario” para desahogarme dejando aquí mis inquietudes.
    Y es que, no se a vosotros, pero a mí me está empezando a preocupar el cambio, que con la llegada de las nuevas herramientas tecnológicas, se está produciendo en la forma de hacer ciencia. Partiendo de la base de que la ciencia nunca podrá probar nada definitivamente, que el saber seguro nos es imposible (Karl Popper (1902-1994), que la ciencia que conocemos hasta ahora, solamente plantea hipótesis que encajen con los hechos demostrados, la llegada de las nuevas tecnologías está haciendo surgir un nuevo tipo de ciencia, más agnóstica, a la cual se están apuntando muchos científicos, entre otros “nuestro” Carlos L. Otín,” En estos últimos años, nos hemos dirigido a otro tipo de ciencia más agnóstica, que no tiene tanta profundidad de pensamiento, basada en la utilización de nuevas herramientas, de nuevas tecnológicas, que nos ayuden a proponer nuevas ideas” .Según Carlos, el futuro de la Investigación Biomédica está en el balance adecuado entre la ciencia dirigida por hipótesis y esta otra ciencia más agnóstica.
    Y es que ante tanta creencia generalizada de que el genoma humano se encuentra completamente secuenciado (que no es cierto) y tanta oferta en el mercado de diversos tipos de microarrays yo me pregunto cuál va a ser el impacto que estos cambios van a tener en el sector sanitario.
    Bajo mi punto de vista, se está empezando a dedicar muchísimo esfuerzo y también mucho presupuesto económico (que no tenemos) para realizar investigaciones del ADN (del que aún quedan muchas cosas por saber) de pacientes (no se tienen en cuenta las modificaciones epigenéticas), investigaciones que van a originarán infinidad de datos y que habrá que saber analizar e interpretar según se vaya avanzando en el conocimiento.
    Aparte de estas cuestiones científicas, y también éticas (no se pueden desligar los gastos económicas de los deberes éticos) quisiera justificar mi reacción ante esa Dra? por la forma inadecuada de abordar la solicitud de Consentimiento Informado para entrar en un estudio de tipo genético.
    Y es que me preocupa, que como se viene haciendo en la labor asistencial, los pacientes que opten por entrar en estos estudios, den su consentimiento sin enterarse de nada de lo que van hacer los investigadores con su sangre.
    Soy consciente de que explicar al ciudadanos de a pié lo que suponen estos estudios, puede resultar muy complicado, pero esto no justifica el dejar de hacerlo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

© 2017 antroposcopio

Theme by Anders NorenUp ↑